Nació en 2017 en contraposición al festival Eñe, que apenas incluía mujeres. Está pensado para la promoción de escritoras e ilustradoras, un lugar de encuentro para darnos a conocer a través de charlas, talleres, debates, todo en un ambiente lúdico y festivo. Su convocatoria es inclusiva.